Spotify no es infinito

En la mayoría de textos en los que leo sobre Spotify destacan lo mismo: es una especie de itunes en el que uno puede escuchar de forma gratuita y a través de Internet prácticamente toda la música que hay publicada. A bote pronto, y Google mediante, coinciden en esta descripción El País o Soitu. Y la verdad es que la cantidad de música que el programa de marras pone al alcance del internauta medio es inmensa, casi inabarcable. Pero de ahí a que la biblioteca de música con la que cuenta Spotify sea infinita (algo, de por sí, imposible) o universal va un trecho.

Siete de diez

Siete de diez

No me refiero a que, como dice Hurricane Carter en este su web, buena parte de las discográficas indies no hayan llegado todavía a un acuerdo con Spotify o a que la música editada con copyleft aún no esté presente en su catálogo. Lo que quiero recalcar es que muchas de las canciones y discos que he buscado desde que uso la aplicación están editadas por multinacionales y no figuran entre los resultados de la búsqueda.

Como ejemplo, usaré la lista de discos con la que me presenté en este web hace unas semanas. Tres de los diez discos que destacaba en ese momento no figuran en los listados que me ofrece el buscador de la aplicación. De The Magnetic Fields, con una carrera más prolífica que Isabel Pantoja, sólo están los dos últimos. Y de The Smiths y de Nacha Pop sólo hay recopilatorios.

Quede claro que, lejos de quejarme, Spotify me parece una gozada de herramienta y un avance gigantesco para la renovación del modelo industrial de la música. No tengo claro si el proyecto será viable a largo plazo, pero sí parece que la solución a las quejas de las discográficas, los autores y sus más que antipáticos representantes tendrá más que ver con un modelo de negocio similar a éste que con la encarcelación de los manteros.

Firmado: Ander de Brich

Anuncios

8 Respuestas a “Spotify no es infinito

  1. Este tipo de servicios negocia con las discográficas, no con los grupos, de ahí que discos editados con otros sellos o cuyos derechos no están al 100% en manos de las compañías no se incluyan. Es curioso por ejemplo el caso de Los Deltonos, que sólo aparecen con los discos de los que reniegan.

    Siguiendo con el tema, he hecho números a ojo de buen cubero. Spotify dice que tiene ya 800.000 usuarios en todo el mundo. Insisto, a ojo de buen cubero su factura mensual a las multis no debe andar por debajo de los 150.000 euros. Si a eso les sumamos los costes propios de la empresa, que no sé cuáles serán, nos da una cifra en todo caso demasiado alta como para sostenerse con la publi que tienen: prácticamente nada. La pasta de los inversores se acabará, y luego a ver qué pasa.

    A webs españolas con mucho más tráfico que Spotify les meten una factura de ese palo y las crujen.

  2. Ajá. Si es por eso que dudo de que la cosa sea viable con la poca publicidad que de momento tienen. De hecho, me temo que para ser rentable tendrían que abusar de los anuncios, con lo que dejaríamos de usarlo porque nadie quiere escuchar promos entre canción y canción.

    Respecto al tema del catálogo, veo claro que las negociaciones son con los sellos y no con los grupos, pero el caso es que los derechos de The Smiths son de Wea (Warner) y no aparecen. Los de los dos primeros discos de Nacha son de Hispavox (de EMI si no me equivoco) y tampoco están. Igual me he dejado de leer algo que venía en letra pequeña, pero según veo escrito en todas partes, las grandes permiten a Spotify que explote TODO su catálogo y ésta lo hace. ¿Qué parte me he perdido? ¿No será que se están chuleando de más?

  3. Se están chuleando, sí, pero en eso no mienten. Tienen todo el catálogo que esas compañías pueden gestionar. Ten en cuenta que la edición de discos no es siempre A, B y C y que hay contratos y contratos. No siempre una compañía es dueña al 100% de lo que publica. Es un carajal, vamos, pero el caso es que ése es el catálogo del que EMI o Warner pueden disponer sin preguntar a nadie.

  4. Pingback: Nuevo escándalo a la vista: ¡música gratis en la radio! « “It’s only rock and roll but I like it”

  5. A mi no me entra en la cabeza que este proyecto (magnífico por cierto) sea viable a largo plazo. Las cuotas de las cuentas premiums y los poquísimos anuncios con los que me he cruzado me parecen muy poca fuente de beneficios como para pagar a los chupasangres..
    Espero equivocarme…..

  6. Pingback: Las 69 canciones de amor, ilustradas « "It's only rock and roll but I like it"

  7. Algunos números al respecto , aunque no se si muy fiables, no he contrastado…

    http://www.online.com.es/4975/musica/lo-que-cuesta-realmente-spotify/

  8. Son bastante realistas. En todo caso el precio de lo que llama licencias no creo que sea igual en todos los países, siempre hay ligeras diferencias. Faltan añadir los ingresos por publicidad y luego hay cosas que nunca sabremos al detalle. Me cuesta creer que el pago por canción sea únicamente fijo. Me explico: Lo habitual es fijar un mínimo (ej. un céntimo por canción) pero compartir la publi, de modo que el coste de la canción puede ser mayor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s