El secreto de las invasiones vikingas

BSO: THE DIVINE COMEDY | Sweden

Tras el último descubrimiento de Hurricane Carter y su posterior entrevista con los Hellsongs, me he vuelto a hacer la pregunta recurrente: ¿por qué Suecia, con menos de diez millones de habitantes, es la tercera potencia musical del mundo? Hay que matizar que Abba se acerca a los cuatrocientos millones de ejemplares vendidos y que, según las autoridades del país, la mayor parte de las ventas de discos suecos se deben a la categoría de “recopilatorios”. Seguramente, si el cuarteto procediera de Vaduz, Liechtenstein sería una potencia del pop.

Manolo La Nuit se anticipó a su época en esto de interesarse por la cosa vikinga

Manolo La Nuit se anticipó a su época en esto de interesarse por la cosa vikinga

Aún así, la pregunta sigue siendo válida. Abba supone la mitad del pastel de las exportaciones y por allí también pululan varios grupos por los que Suecia probablemente debería pedir disculpas en las Naciones Unidas (pienso en Ace of Base, Europe o Roxette). Pero así, a bote pronto y sin pensarlo mucho, de allí proceden Diamond Dogs, The Soundtrack Of Our Lives, The Hives, Mando Diao, The Cardigans, José González, el pesado de Jay Jay Johansson, Peter Bjorn and John, Shout Out Louds, The Mary Onettes, I’m From Barcelona, Jens Lekman, The Knife o The Radio Dept. ¿Se les ocurren muchos países que puedan ofrecer una lista similar?

En su muy recomendable blog, el Hematocrítico ofrece algunas claves relativas a las diferencias entre los sistemas educativos. Y seguramente tenga mucha razón: guitarras eléctricas al alcance de los chavales o un bachillerato orientado a la música con un concierto en público como examen final –como comenta un tal Ivar en el blog de Darío Manrique-, parecen argumentos de peso.

Aún así, me da a mí que eso no sería suficiente para que salieran grupos como topos en Albacete. En la fórmula también son necesarios los inviernos a 20 grados bajo cero. Son la mejor manera de conseguir que un montón de adolescentes puteados porque hoy tampoco pueden salir cojan la guitarra y traten de componer algo.

Firmado: Ander de Brich

Nota: Parecerá raro que la canción de la BSO no sea sueca, pero es que me hace gracia Neil Hannon. Trata de justificar con grandes nombres (Bergman, Ibsen, Persson…) su fascinación por lo sueco pero, hacia la mitad de la canción, reconoce que sus verdaderas razones son altas y rubias y tienen los ojos azules.

2 Respuestas a “El secreto de las invasiones vikingas

  1. The Hellacopters, primo, The Hellacopters. Conozco a unos cuantos músicos suecos (del mismo Estocolmo) y algunos de ellos habían aprendido a tocar en los cursos del paro. Flipante. Suecia es la tercera potencia musical detrás de EE UU y Reino Unido.

  2. Pingback: Por qué Suecia es la tercera potencia mundial de la música pop

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s