Talento impar

Hay pocas cosas más arriesgadas que valorar un disco el día de su publicación. Como a todo el mundo, me sobran los ejemplos de álbumes que no supe apreciar en una primera escucha. Aún así, me voy a tirar a la piscina: estoy casi seguro de que dentro de unos años Black Hearted love va a ser la única canción que recuerde del A Woman A Man Walked By que acaba de publicar PJ Harvey a medias con John Parish.

¿Y por qué corro este riesgo? Porque la veteranía es un grado y ya tengo asumido que sólo me gustan los discos pares de Pedro Jota Harvey. Ojo, que en casi todos sus álbumes hay algo, aunque sólo sea una canción como la de arriba, pero la diferencia entre los discos de ella que me gustan y los que no, que son todos los impares, es radical.

Veamos: en Dry (1992) se intuía madera, pero las canciones aún estaban un poco verdes. Rid of Me (1993) fue su primer bombazo y un disco mayúsculo que pretendió estirar con el curioso aunque fallido 4 Track Demos (también de 1993). Su siguiente disco, To Bring You My Love (1995), es el que más me gusta de toda su trayectoria, así que, para no ponerme tremendo, no me extenderé en elogios. Lo malo es que le sigue (*) el aburrido Is This Desire? (1998). Su discografía la completan la obra magna que supuso Stories from the City, Stories from the Sea (2000); el plúmbeo Uh Huh Her (2004) y el superlativo White Chalk (2007). Así que, para no romper la secuencia, el disco de 2009 tenía que ser una pifia ¿no? Pues ojalá me equivoque pero las primeras escuchas parecen confirmarlo.

Lo único bueno de esta alternancia disco bueno-disco malo es que los que me gustan, me gustan a rabiar. Vamos, que ya cuento los días para que salga el siguiente. Mientras tanto, si quieren amenizar la espera, les recomiendo la entrada que el periodista Javier Becerra dedica en su blog Retroalimentación al concierto extraordinario que ofreció la señora Harvey en Benicàssim en 2001.

Firmado: Ander de Brich

(*) El Dance Hall at Louse Point ni lo tengo en cuenta por menor. PJ ni siquiera se tomó la molestia de promocionarlo y lo dejó todo en mano de John Parish.

3 Respuestas a “Talento impar

  1. Estimado Ander

    Jodó, pues creo que yo soy más de los impares… ¿”4 Track Demos” te parece fallido? “Dry” me parece una puta obra maestra… ¿”Uh Huh Her” es peor que el -este sí, para mí- fallido “White Chalk”? Vale, es cuestión de gustos. Pero es que, además, te fallan las cuentas: porque si cuentas esta te has papeado la anterior colaboración entre John Parish y PJ, “Dance Hall At Louse Point”; del 96 si no me falla la memoria: entre “To Bring You My Love” -muy grande, sí- e “Is This Desire?”

    ¡Salud!

  2. ¡Mierda! ¡No había leído la nota al pie! ¡Usted perdone! Aunque a mí ese disco no me parece menor y creo que menosprecias el (indudable) talento de Parish…

  3. Estimado DJ Flow:

    Obviamente, para gustos están los colores y los discos de PJ Harvey. Me reafirmo en todo lo que digo en la entrada, aunque sí que te matizo un par de cosas: A John Parish no lo desprecio. Todo lo contrario. Al que sí que no he prestado ninguna atención es al “Dance Hall at Louse Point” y ahí puedo haber patinado.

    Del resto sigo pensando igual: Is This Desire? y Uh Huh Her son cansinos; 4 Track Demos, curioso para fans, pero aporta poco (“me” aporta poco, si así lo prefiere usted); y “Dry”, iniciático y hasta bueno, pero nada comparado con lo que está por venir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s