Canciones para cortarse las venas (III)

Enrique Santos Discépolo, un grande

La foto es enorme porque Enrique Santos Discépolo fue un grande.

El tipo de la foto de arriba no es Carlos Gardel pero está a su altura y, a juicio de algunos -entre los que me incluyo-, por encima. La lista de canciones memorables compuestas por Enrique Santos Discépolo es más larga que los títulos de crédito de un disco de Andrés Calamaro. Suyo es, por ejemplo, Cambalache, uno de los tangos más famosos y mágicos de la historia; tan recurrente que hasta Pedro Piqueras lo interpretó en un especial de Nochebuena de Televisión Española. Como dudo de que tengan estómago para recordar semejante momento, mejor les enlazo la versión de Julio Sosa.

Además de parabienes para dar y regalar, Discépolo bien se merece un nuevo capítulo de la serie Canciones para cortarse las venas. Si bien el argentino no era un triste a la manera en que puedan serlo Morrissey o Yosi, de Los Suaves, sí que era un pesimista de tomo y lomo y hasta el escritor Ernesto Sábato dijo admirarlo por esa faceta suya. De entre todas sus canciones, la palma, para mi gusto, se la lleva Confesión, una joya autodestructiva en la que el narrador veja a su amada para conseguir alejarla de él.

Como la calidad de la grabación que sigue a estos párrafos es pobre, añado debajo la letra completa. Si les pica el gusanillo, no cometan el error de escuchar la versión que grabó Búnbury hace unos años. Es mucho mejor la que cantó Antonio Bartrina con Malevaje en los años ochenta. Además, es fácil de encontrar en Spotify.

Fue a conciencia pura que perdí tu amor…
¡Nada más que por salvarte!
Hoy me odias y yo feliz,
me arrincono pa’ llorarte…
El recuerdo que tendrás de mí será horroroso,
me verás siempre golpeándote como un malvao…
¡Y si supieras, bien, qué generoso
fue que pagase así tu buen amor..!

Sol de mi vida, fui un fracasao
y en mi caída busqué dejarte a un lao,
porque te quise tanto…¡tanto!
que al rodar, para salvarte
sólo supe hacerme odiar.

Hoy, después de un año atroz, te vi pasar:
¡me mordí pa’ no llamarte!…
Ibas linda como un sol…
¡Se paraban pa’ mirarte!
Yo no sé si el que tiene así se lo merece,
sólo sé que la miseria cruel que te ofrecí,
me justifica al verte hecha una reina
que vivirás mejor lejos de mí..!

Firmado: Ander de Brich

Una respuesta a “Canciones para cortarse las venas (III)

  1. Pingback: Cien razones por las que salvar los años 80 (1) « “It’s only rock and roll but I like it”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s