El reverso tenebroso de los Beach Boys

Stephin Merrit es un perro verde. Es habitual que un músico odie las entrevistas y a los periodistas, pero el alma de The Magnetic Fields va más allá: él odia los conciertos y se enfrenta con el público que va a verle. En sus actuaciones es normal ver cómo se malencara con los espectadores cuando oye un murmullo, cómo no para de poner muecas e incluso cómo amenaza con desalojar a los que han entrado con invitaciones porque no prestan suficiente atención.

Brian, yo soy tu némesis

Brian, yo soy tu némesis

Su propia carrera es una anomalía. Además de firmar canciones con su nombre y para el grupo antes mencionado, mantiene otros tres proyectos paralelos al tiempo (The Future Bible Heroes, The Sixths y The Gothic Archies) en los que, básicamente, intervienen los mismos músicos que en los Magnetic Fields haciendo el mismo tipo de canciones e interpretándolas de manera parecida. De los tres grupos, sólo en los sextos se distingue con nitidez una voluntad clara de hacer algo medianamente distinto (los cantantes son siempre estrellas invitadas y abundan los instrumentos de juguete).

A Merrit también le tira lo de hacer discos conceptuales aunque el concepto sea algo vago. En 1999 se propuso el reto de componer en un par de meses cien canciones de amor y grabarlas en un disco quíntuple. Como le fallaron las fuerzas, el resultado fue el enorme discazo triple 69 Love Songs. En I (2004) la excusa era tan tenue como que el título de todas las canciones comenzase por esa vocal. Y en Distortion, publicado el año pasado, jugó con la distorsión al estilo de los grupos mirabotas. La originalidad y el espíritu lúdico del asunto radicaba en que los instrumentos distorsionados eran arpas, pianos, ukeleles, acordeones y chelos.

En ese disco está la canción de la que quiero hablarles hoy. Justo en el mismo año en que, gracias a grupos como Animal Collective o Fleet Foxes, los juegos de voces al estilo de los Beach Boys vuelven a situarse en vanguardia de la música moderna, va el tocahuevos de Merrit y graba una canción que es la némesis de Brian Wilson y de toda la música surf que se ha grabado en la historia.

Porque California Girls, al contrario de lo que sugiere su título a primera vista, es un himno de odio a las chicas que en las piscinas privadas desnudan sus cuerpos al sol. Merrit dice de ellas que las odia porque comen comida de mentira, porque se follan a las estrellas del rock y se casan con los aristócratas, porque siempre aparentan 17 años, porque respiran Coca Cola por sus narices perfectas, porque le miran por encima del hombro o porque siempre están riéndose y enseñando sus dientes blanqueados. Como no soporta tanto culto a la fachada y la superficialidad, en la última estrofa termina avisándolas de unos planes de venganza que incluyen un hacha de combate por estrenar.

Firmado: Ander de Brich

Nota: Como habrán notado, el videoclip que incluyo es tan sólo un montaje fotográfico elaborado por algún fan de The Magnetic Fields. Lo damos por bueno, ¿no?

3 Respuestas a “El reverso tenebroso de los Beach Boys

  1. 1) “Distortion” me parece el disco más flojo de los magnéticos, aunque “California Girls” es una de las canciones que se salvan.

    2) Merritt es grande como pocos. Solo con que hubiera publicado “69 Love Songs” podría haber muerto tranquilo. Y aunque hubiera sido quíntuple le habría dado mil vueltas a engendros como “El salmón” del “Bob Dylan argentino”.

    3) Tuve la suerte de ver a Magnetic Fields en directo en un teatro y floté como pocas veces

    y4) ¿De verdad cree usted que Future Bible Heroes se parece tanto a Magnetic Fields? Discrepo

  2. 1) Completamente de acuerdo

    2) Completamente de acuerdo. Y añado: aunque sólo hubiera publicado el anterior al de las canciones de amor (Get Lost) también podría haberse muerto tranquilo. Ese disco es una joya

    3) De acuerdo. En mi caso no fue en un teatro, pero completamente de acuerdo

    4) Y aquí no puedo estar de acuerdo y me explico con ejemplos: veo más distancia entre Distortion y The Wayward Bus que entre The House Of Tomorrow y Memories of Love.
    También veo más parecidos entre Get Lost y Hyacinths And Thistles de los que encuentro entre I y Holiday.
    Vamos, que me parece divertido todo lo que rodea a Merrit, pero que me parece que todo podría venir etiquetado a su nombre y, de vez en cuando, mencionar que Claudia Gonson colabora.

  3. Pingback: Stephin Merrit vuelve a los orígenes « "It's only rock and roll but I like it"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s