Cien razones por las que salvar los años 80 (1): RTVE grababa videoclips a los grupos emergentes

En una entrada reciente de este su blog, Hurri Carter decía: “En los 80 también hubo cosas cojonudas” . Con buen criterio, un habitual de los comentarios le contestaba allí mismo: “En los 80 hubo muuuuuuuuuuuuuuuuchas cosas buenas”. Y su buena razón tiene, porque los años 80 fueron, en su mayor parte, indigeribles, pero de ahí a dar por hecho que todos los frutos de aquella década fueron ominosos va un trecho.

¿Se les ocurre algo más ochentero que esto?

¿Se les ocurre algo más ochentero e "irresístibol" que esto?

Me explico: los años 80 cargan con una mala fama, a mi juicio, más que merecida. Allí se cocieron, entre otras cosas, las hombreras, el reinado de la laca, los números uno de Mecano, el hair-metal, los programas de humor de Cruz y Raya y de Los Morancos, la guerra de portadas entre las tetudas de guardia, el coche fantástico,  el italo-disco, Modern Talking o los conciertos para salvar el mundo (de todos es sabido que su máximo logro fue que volvieron turulato a Bono y lo convencieron de su dimensión mesiánica). Termino aquí la lista, pero ustedes saben que podría no acabarla nunca. Es más, si quieren utilizar los comentarios para enumerar más razones por las que deberíamos odiar los 80, les animo a hacerlo. Seguro que nos reímos todos.

En cualquier caso, si abro esta nueva serie es para todo lo contrario. En los ochenta hubo cosas buenas y muy buenas. Puedo decir unas cuantas sin esforzarme. Así que, digo yo, que si los miembros de la redacción de Musikiki nos ponemos a ello, seguro que damos con cien legados ochenteros que dejen bien claro que en todas las épocas se cuecen habas. Hasta en aquéllas en las que José María Íñigo presenta un programa y cuela como sex-symbol.

Para arrancar la serie, voy a traerme del baúl de los recuerdos un pedazo de La bola de cristal. Es decir, no reivindico el programa en sí -que también podría- sino uno de los usos que Lolo Rico y sus secuaces hicieron del erario público. Me refiero a que ayudaron a que un montón de grupos nuevos, colegas y ajenos a la Movida Promovida Por El Ayuntamiento grabasen sus primeros videoclips. Entre ellos estaban, por ejemplo, Pablo Carbonell, Kiko Veneno, Malevaje (últimamente salen con cierta frecuencia en este blog), o Golpes Bajos.

De estos dos últimos combos, les dejo sendos vídeos cutres, molones y rodados con medios y pasta de RTVE.

De modo que el reto queda así: “Razones por las que salvar los años 80, como, por ejemplo, que RTVE sufragaba los vídeos de los músicos emergentes. Un, dos, tres, responda otra vez”.

Si quieren ayudarnos, sepan que sus sugerencias serán bien recibidas.

Firmado: Ander de Brich

10 Respuestas a “Cien razones por las que salvar los años 80 (1): RTVE grababa videoclips a los grupos emergentes

  1. ¿Cien cosas buenas? ¡Y mil, si hace falta! ¡No te jode! ¡Basta de tópicos Señor Carter! ¿Indigeribles? ¡Una mierda! Afirmo que durante los 80 (si tenemos que hablar por décadas, lo cual en sí es bastante absurdo ¿es lo mismo 1981 que 1989? Lo dudo) se produjo una importante parte del mejor pop -pop en el sentido amplio- de toda la historia. Me niego a dar nombres porque no acabaría jamás. Consulte usted la Wikipedia. Estudie usted las listas de ventas y compare sus habitantes de entonces con los de ahora. Analice la influencia de la música de entonces en la de ahora. Observe cómo se revisitan constantemente las canciones, los grupos y los sonidos de “los 80”.

  2. Perdón, la ira me ha llevado a confundirme y llamarle Señor Carter. Mis disculpas, Señor de Brich…

  3. JAJAJAJAJAJAJAJAJA. Que alguien le dé la pastilla al DJ Flow. Me da a mí además que esta serie de posts sugerida por Ander no es más que una manera de rebatir el tópico, no se me sulfure , estimado DJ, que se calienta hasta cuando le dan la razón. Y basta ya de leer en diagonal que luego se responde lo que se responde. Como decían en La bola de cristal: Si no quieres ser como estos…lee

  4. Señor Flow, śe muy bien lo que me digo.
    Considero la década de los ochenta la peor de las que he vivido y también la creo inferior a las que no he vivido. Curiosamente, es la que más a fondo conozco y, como ya tengo escrito en este su blog, la mayor parte de mis discos favoritos se grabaron en esos años. Y sin embargo, creo que, en su conjunto, tuvo demasiadas cosas deplorables.
    En cualquier caso, le recuerdo que la idea de esta serie es reivindicar un montón de aspectos de los ochenta. Ponerla a parir sería fácil, pero lo que vamos a hacer es lo contrario. Y menos mal, porque de lo contrario lo mismo nos rocía usted los bytes con gasolina y les tira una cerilla.

  5. Huracán: sé leer, gracias; no leo en diagonal, y además aquí no veo a nadie que me esté dando la razón. Cuídese un pelín la prepotencia, señor mío.

    Señor de Brich, yo también sé muy bien lo que me digo, gracias. Es OTRO tópico decir que ponerla a parir sería fácil; y estoy hasta los cojones de tópicos musicales -pensé que ustedes huían de ellos- y de la gente que dice que los 80 son lo peor.

    Pero da igual. Con un poquito de visión histórica se daría cuenta que la new wave de sus principios o el indi americano de los últimos años han tenido mucha más influencia que -por ejemplo- el tan cacareado grunge de los primeros 90: no olviden que Cobain admitía ser poco menos que un copión de los Pixies, ochenteros ellos. Que el boom de la elctrónica también se gestó en los 80. Que el hip hop nació en los 80. Que grupos tan dispares pero tan imprescindibles para todo lo que ha venido después como R.E.M., Sonic Youth, New Order o Slayer son ochenteros. Que el pop que se facturó en el Reino Unido en la primera mitad de la década es difícilmente superable. Que un grupo con tanto éxito ahora como los Killers es poco menos que un refrito de lo peor de U2 y Duran Duran

    ¿Que también hubo muchas cosas detestables? ¡Coño! ¿Y ahora no? ¡Ah! Y tampoco es malo recordar que en los 90 se decía que la peor década era la de los 70.

    Lo siento, por mucho que me lo envuelvan con lazos NO puedo estar de acuerdo. Y no creo que sea únicamente una cuestión de gustos.

    Y aquí lo dejo. Me niego a decir más. Creo que ya he dicho suficiente.

  6. Relax, insisto, Dj Flow, yo sólo le estaba respondiendo después de recibir una hostia gratuita. Por cierto, esto parece el programa ése de las décadas que hay ahora en la tele. Lamentable.

  7. Los años 80 molan mazo. Parece mentira que puedan ya ser antiguos canciones y vídeos que en su día eran el no va más de la modernidad.
    Para empezar, lo mejor de los 80 es que SE INVENTARON LOS VIDEOCLIPS. En los 70 no había. Recuerdo la primera vez que vi el “Hyperactive” de Thomas Dolby. Me sigue pareciendo uno de los 10 mejores vídeos que he visto en mi vida. Esparaba con impaciencia “Tocata” y “Disco visto” cada semana en la tele para ver nuevos “videoclips”.

    Por no hablar de cuando salieron Depeche Mode. Jamás de los jamases aparecerá un grupo que tenga un concepto tan avanzado a su tiempo. También molaban los Ultrabox. Un amigo trajo una cinta grabada de Londres cuando aquí no los conocía nadie.
    Y los OMD. Pocas veces vi bailar a la gente tan enfervorizadamente en un garito como una vez en San Juan en el 88 cuando sonaba “Enola Gay”.
    Me gustaban muchísimo también los Madness. Que caña escuchar en un viaje a Mallorca el One Step Beyond.
    No está mal Robert Palmer. Lo escucho ahora y no suena antiguo. Suena mejor que muchos de su estilo de ahora. y, ¡que vídeos!

    Los Cure, Police o Queen no necesitan comentarios. Están en todas las enciclopedias del rock.

    Zona petarda: También eran una pasada los primeros Duran Duran, y molan los primeros discos de Madonna. Y, ¡como olvidar a la primera banda con dos bateriás! Ladies and gentlemens: “Sigue Sigue Sputnik” (que ahora con cincuenta y tantos tacos producen a Fangoria).

    Zona MegaPetarda: Falco “Rock me Amadeus”, Martika “Toy Soldiers”, Baltimora “Tarzan boy”, Gazebo “I like Chopin”, Europe “The final countdown”, Modern Talking, toda su discografía, incluido cuando reaparecieron medio calvos diez años después. Lo más gordo, es que cuando oigo muchas de estas canciones me molan porque me recuerdan a mi juventud. Algunas casi a mi infancia.

    Mención especial: Insoportable, que quemen todas las copias del planeta. Que encierren a todos sus descendientes: Opus “Live is live”. Una y otra vez en las fiestas veraniegas de los 80, una y otra vez en los altavoces de la piscina, noooooooooo. Que la vuelvo a tener en mi cabeza, ¡matadme! ¡pegadme un tiro en la cabeza! ¡socorroooo!

  8. Muchas gracias por sus clases de historia.

    Me da la impresión de que ustedes creen que todo aquel que manifiesta opiniones distintas a las suyas es porque carece de conocimientos suficientes.

    A mí me da que se debe simplemente a que las cosas son opinables y a que cada uno tiene sus momentos musicales predilectos.

    Insisto en que poner a parir a los 80 sería fácil. Es más, también sería fácil poner a parir a los 70 y a los 90 y a cualquier otra época. Basta con empezar.

    Cuidado con no sacar las navajas que luego nos dejan todo el blog perdido de sangre. Un abrazo a la leal oposición.

  9. Pingback: Hombreras y coletillas « “It’s only rock and roll but I like it”

  10. Pingback: “La Ley del Desierto, La Ley del Mar”, 25 años después « Rockeros drogotas y portadas idiotas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s