Eurovisión: de Sorayas, Sorayos y gays

Mientras los homosexuales del mundo celebraban el día contra la homofobia, Soraya, pequeña diva guei, volvía de Moscú tras haber representado a España en el casposo Festival de Eurovisión y haber quedado penúltima el día anterior. Cuentan las crónicas (y contarán tras las ediciones futuras) que los países del este se volvieron a votar entre ellos, que los nórdicos hicieron lo propio y que cuando actuó la rubiajaca española, en última posición, todos estaban ya con el voto decidido (la excusa española, un clásico). Qué cosas. Está claro que podría decir que no soy de esos que aprecian las sutiles diferencias entre todos esos esos participantes horteras y mediocres, Sorayas y Sorayos, para decidirme por alguno (Estoy tranquilo pues sé que nunca me llamarán de jurado), y menos, diferenciar y poner notas a unos cuantos, pero sería más honrado afirmar que entre las mierdas mi olfato no distingue… en cuanto a música.

Otra cosa son las pintas o las coreografías. Mientras en Moscú las autoridades prohibían una marcha homosexual deteniendo a manifestantes por “atentar contra la moral al evidenciar sus tendencias sexuales dañinas y vestir ropa de mujer” (esto no es mío, no confundirse) un gran grupo de gays europeos (se calcula que más de un 50 por ciento de los telespectadores de Eurovisión tienen esa condición) se prepraban para la ‘gran’ gala. No me cabe duda de que el certamen prohibió la entrada al autoritario alcalde moscovita, a sus colaboradores y a su legión de policías antidisturbios, pues de haber estado en el recinto del espectáculo hubiera ardido Troya. Porque como siempre en Eurovisión, independientemente de las tendencias sexuales de los concursantes, un porcentaje altísimo de las puestas en escena y de los estilismos son una oda a todos esos tópicos que una parte de gays enarbolan como bandera y que otra parte de no gays entienden como mariconadas. Curiosamente, la última mariconada que se recordaba en Eurovisión (hasta ayer), fue la del ganador del año pasado. Ruso, por cierto, con “patinadora” (Boris Izaguirre dixit) incluida, y con violinista, común denominador con el ganador noruego de este año. Recordemos al tipo que en 2008 logró que la edición de 2009 se celebrase en Moscú:

Fdo: Paolo Tassotti

PD: Que viva Rodolfo Chikilicuatre, la condición diferencial (argentino)española, por su mala hostia, y en su defecto, Remedios Amaya. Las medias tintas no me van. Y que quiten Eurovisión de la parrilla de TVE. Joder, prefiero quinientas mil veces ocho horas de anuncios.

2 Respuestas a “Eurovisión: de Sorayas, Sorayos y gays

  1. Pingback: Eurovisión 2010: preparando el camino « “It’s only rock and roll but I like it”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s