Gainsbourg, la mugre y el sexo de los surrealistas

Por el momento, sin desperdicio

Por el momento, sin desperdicio

Hace un par de meses hablamos aquí de cómo Serge Gainsbourg se divirtió de lo lindo escribiendo canciones trufadas de referencias sexuales para que la cándida France Gall las interpretase sin tener ni la más remota idea de las cochinadas que el compositor estaba poniendo en su boca. En los comentarios de aquella entrada, un habitual de Musikiki, Dj Flow, recomendó vivamente la biografía que escribió en 2001 la periodista británica Sylvie Simmons sobre el poliédrico artista francés. Gracias a un benefactor que aún considera que se pueden prestar libros sin perder amigos, el tomo ha llegado a mis manos y me lo estoy pasando como un enano.

El libro empieza así:

Serge Gainsbourg debía su vida a la inmundicia. Fue la suciedad la que acudió en su auxilio literalmente la calurosa tarde de verano de 1927 en que Olia Ginsburg llamó a la puerta de un cochambroso edificio de Pigalle, el barrio chino de París. Olia, una inmigrante rusa de origen judío, de treinta y dos años, esposa de un músico, madre de una niña y embarazada una vez más, accedió al interior de la improvisada clínica abortiva. Sus ojos recorrieron rápidamente la estancia -el lavabo, el taburete, la mesa en medio de la sala con el instrumental dispuesto encima- antes de reparar en el pequeño cuenco de metal que brillaba a la luz del sol, mojado aún y con los desperdicios de algo indescriptible pertenecientes a la mujer que habría pasado por allí antes que ella. A la madre de Serge le bastó con echar un vistazo al contenido del recipiente para poner pies en polvorosa. “Serge siempre decía que su única suerte en esta vida -recordaba Jane Birkin- se la debía a una mugrienta palangana”.

Y unas cuantas páginas después describe los primeros escarceos sexuales de Gainsbourg:

Chicas guapas no faltaban en la École Supérieure Des Beaux-Arts en la que su padre lo había matriculado. […] Elizabeth Levitski, una modelo, a tiempo parcial, no sólo era guapa, sino también bastante abierta al sexo. […] Trabajaba de secretaria para el poeta surrealista francés Georges Hugnet, amigo de Salvador Dalí. El piso de Dalí en la rue de l’Université permanecía desocupado cuando el artista y su esposa Gala regresaban a España; y Hugnet disponía de un juego de llaves para vigilar el lugar en ausencia de la pareja. Lucien [nombre real de Serge Gainsbourg] y Elizabeth se las ingeniaron para hacerse con las llaves y, una noche de desvarío que quedaría grabada en la memoria del joven, follaron en el salón decorado en negro de Dalí -con las paredes forradas de astracán, ese tejido negro y rizado con el que hacían los cuellos de los abrigos de antes- sobre un montón de obras de arte desparramadas por el suelo, obras de incalculable valor de Miró, Ernst, Picasso y su involuntario anfitrión. Lucien salió del piso con un Gitanes entre los labios, una futura mujer cogida del brazo, una sólida noción del ideal de decoración de una casa, una pequeña fotografía en blanco y negro sustraída de la colección porno de Dalí de dos chicas haciéndose un cunnilingus y una creencia reforzada de que el surrealismo era el mejor movimiento artístico que existía.

Sospecho que voy a devorar las páginas que me faltan para acabarlo.

Firmado: Ander de Brich

Una respuesta a “Gainsbourg, la mugre y el sexo de los surrealistas

  1. ah! Paríss,París.. París ahora mismo no me dice nada, pero.. ah! París, l’amour, las drogas, el surrealismo y el sexo.. es una de las pocas épocas y lugares que me hubiera gustado vivir. Y seguro que también me habría enamorado perdidamente de monesieur Gainsbourg!
    Posiblemente sea capaz de enamorarme de él con tan sólo este pequeño extracto del libro y sobre todo, con su música de fondo.

    Apunte: La biografía de Luis Buñuel “el último suspiro”, da también buena cuenta de su paso por la escena surrealista parisina y no tiene desperdicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s