Cien razones por las que salvar los años 80 (15): las últimas canciones de Bowie a la altura de Bowie

Cuando comenzaron los años ochenta, hacía ya tiempo que David Bowie se había consagrado. No sólo había compuesto algunos de los álbumes más redondos de la década anterior; además, había sido capaz de abandonar su personaje de Ziggy Stardust, reinventarse y volver a tocar el cielo con la trilogía berlinesa que tuvo su cima en Heroes.

En la nueva década, Bowie volvió a detectar el espíritu de los tiempos antes que nadie y se transformó en El Duque Blanco, un nuevo personaje trajeado y teñido de rubio que definiría algunas de las pautas que habían de resultar claves para entender el momento. En mi opinión, y sé que es muy discutible, ni uno solo de los discos que grabó en esta época está a la altura de los precedentes, pero todos contienen al menos una canción memorable.

De Scary Monsters …and Super Creeps (1980), me quedo con Ashes to Ashes (paciencia, que no empieza hasta que han pasado 24 segundos):

De Let’s Dance (1983), con Modern Love:

De Tonight (1984), con Blue Jean:

Y de propina, Bowie firmó Absolute Beginners para la banda sonora de la película Principiantes (1986):

De Never Let Me Down (1987) y del grupo de supuesto heavy-metal que formó a continuación,  hablamos otro día. O no decimos nada en absoluto, que va a ser mejor.

Firmado: Ander de Brich

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s