La ‘Paulina Rubio y sus 17 amigos experience’

Entre ellos, no cuento ni a su perrita Carlota, ni a los mostrencos de seguridad con pinganillo, ni a los periodistas que andaban por allí preguntando a la mexicana por su pareja ideal o cómo es un día normal en su vida. No, Colate no estaba. Ático del Hotel ME (Plaza de Santa Ana, Madrid). Una vez superado el perímetro de armarios roperos, nos explica un asistente cómo hay que poner la cámara; después, otro, con peor cara, nos dice lo mismo, incluso nos huele. Por tercera vez (y última) un mexicano pijo nos ordena el ángulo de inclinación del trípode y nos mete prisa mientras vigila. Y por fin me presentan a Paulina Rubio: en su reforma de cutis ha elegido pared lisa, a base de sacos de maquillaje-yeso. Es para la tele y los focos, apunta alguien. Gafas Ray-Ban de pasta color azul.

Una prima de Carlota.

Una prima de Carlota.

Me da la mano y, venga, a contestar. Mientras pregunto y ella responde me da por imaginarme que lanzo al chucho por la terraza del ME (me olisquea la pierna) y que Paulina se me lanza a la yugular. Me río, y mi risa coincide con una contestación suya. Se ve graciosa y se suelta un poco. Pero poco porque insisto con hablar de música y pasa un poco. Esta vez me imagino enchufando al Yorkshire estampado a la corriente eléctrica (como en ‘Algo pasa con Mary’) para resucitarlo. Fin de la entrevista. El mexicano snob se me acerca y me hace el signo con el pulgar de ¡ok! poniendo cara de que ¡de puta madre!. Unos 5 minutos de duración, saludos y despedida incluidos. Tras parar de grabar, Paulina me da dos besos (¿ya me los he ganado?) y me doy la vuelta para ayudar a mi compañero a recoger bártulos. Diez segundos después, levanto la vista y ya no queda nadie, ni nada. ¿Ha sido un sueño? ¿He entrevistado a Paulina Rubio? ¿Dónde están sus 17 acompañantes? También han desaparecido. Hasta el del micro de jirafa ‘puestoporelayuntamiento’. Cuando empiezo a tener dudas y a preguntarme si todo ha sido un sueño veo en una de las esquinas de uno de los niveles de la moderna terraza una mini caca de perro. Confirmado: sí, he entrevistado a Paulina Rubio, o por lo menos a una que se le parecía.

Firmado: Paolo Tassotti

P.D. Unos chavales de Marca llegan con cara de felicidad a la vez que de despiste y dicen: “Hola, venimos a entrevistar a Paulina ¿dónde está?”. “Ha volado. Ahora vais y se lo contáis a vuestro jefe”. Tendrán una segunda oportunidad: no dejan de ser los más leídos de España. Siempre ha habido clases.

Anuncios

Una respuesta a “La ‘Paulina Rubio y sus 17 amigos experience’

  1. Joder Tassotti, otra con 17 amigos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s