Los cedés, objetos de ficción

Leyendo la última novela de David Trueba, ‘Saber perder’, me encuentro con que uno de los personajes, adolescente, regala un CD de música a una chica antes de que ésta le meta mano. La novela, una obra de personajes corales cuyas vida se entrelazan y ubicada en nuestros días, es exquisita a la hora de dar datos reales, aquellos que dan verosimilitud a todo lo que ocurre en ella y que ayuda al lector a meterse en ella.

saberperderPero no perfecta. Porque los adolescentes ya no regalan cedés. “Es cutre”, le dijo el hijo del Gran Wyoming a éste al contarle que un compañero le había regalado uno. Lo contaba el showman en la presentación del último disco de Manolo García. Bien, es sólo un ejemplo, aunque el hecho lo convertía en norma Matthew Robson, ese quiceañero y sin embargo analista de Morgan Stanley con su famoso informe que ha dado la vuelta al mundo.

Pero qué buena es la novela de David Trueba, no obstante. Sí acierta al mencionar la Campus Party y la cantidad ingente de música que se ‘bajan’ los chavales de ahora así como las referencias musicales a los grandes: Bob Dylan, The Rolling Stones, The Beatles, Led Zeppelin… el formato de almacenamiento variará pero la música perdurará. Y hay músicos y canciones que llevan superadas varias generaciones. Y las que les queden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s