Y el muro se vino abajo

Anoche estuve viendo a Rammstein en el Palacio de los Deportes de Madrid. Había ganas de ver ese espectáculo de pirotecnia y caña burra. Esto fue lo mejor y lo peor de la noche:

Lo mejor

– El principio del concierto con tres alemanes del este (los dos guitarristas y el cantante) destrozando un muro 20 años después.
– Las explosiones, el fuego, la iluminación, la escenografía en general, vamos.
– La gente coreando letras en alemán sin conocer su significado la mayoría de las veces.
– La variedad del público. Rammstein ha conseguido convencer a gente de todas las edades y vestimentas.

Lo peor

– El bis, que tiró abajo un repertorio que había ido de menos a más. Dejó un sabor agridulce. ¡No explotó nada ni ardió nadie en las dos últimas canciones!
– La cola para entrar al Palacio de los Deportes, directamente ridícula e insoportable. Sin sentido.
– El sonido: Las dos guitarras formaron un barullo de ruido poco definido que sonaba de fondo. Se imponía el sonido del teclado de un modo exageradísimo.

Dicho esto, hay que ver a Rammstein, poca gente se la juega ya con un espectáculo tan currado como el de los alemanes.

Firmado: Hurricane Carter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s