The Knack, de herejía a clásico

Las modas son caprichosas y, a veces, algunos grupos y canciones se convierten en herejías musicales para los cazatendencias. Pasa el tiempo y los mismos temas que daba vergüenza escuchar se convierten en clásicos que perduran y hacen que las críticas inmisericordes se conviertan en sonrisillas cómplices y nostálgicas.

Eso fue, punto por punto, lo que le pasó a The Knack. Con la aparición del punk no había elección: ponerles a parir era obligatorio. El periodismo musical la tomó con Doug Fieger, Berton Averre y compañía y les acusó de ser simples imitadores de The Beatles porque actuaban trajeados. También les achacaban que sus canciones eran pueriles y sexistas y se generalizó el eslogan “Knuke The Knack” (“Arrasa a The Knack”, aunque la traducción literal sería algo parecido a “Pégale un bombazo nuclear a The Knack”).

El grupo, cuyo debú había sido un superventas de tomo y lomo, resultó herido de muerte y se separó al poco tiempo. Aunque hubo varias reuniones de algunos de sus miembros, ninguna les devolvió a la cumbre.

La semana pasada, Fieger falleció a causa de un cáncer.

My Sharona sigue siendo un pelotazo.

Me pregunto con qué vilipendiados de la actualidad se repetirá el fenómeno.

Firmado: Ander de Brich

2 Respuestas a “The Knack, de herejía a clásico

  1. Brillante como siempre, Mr. De Brich…

    … aunque la canción parece creada para anunciar chicles refrescantes.

    L.

  2. girlfriend in a coma

    curioso que tenga tantos años, para mi forma parte del grunge….porque sonaba en Reality bites

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s