Archivo de la etiqueta: Triángulo de amor bizarro

Año santo

El año no puede pintar mejor. Van sólo cuatro meses de 2010 y entre las novedades cantadas en castellano ya hay tres discos cuyo único defecto es que se acaban. A saber:

1. El Tierra, trágalos, de Klaus & Kinski

2. Una ópera egipcia, de Los Planetas

3. Física del equipaje, de Pauline en la Playa

Y la semana que viene se publica otro que amenaza con dejarlos pequeños:

Firmado: Ander de Brich

La gramola del verano (IV.2)

La mayoría de ustedes ni siquiera lo recordarán, pero hace unas semanas dejé pendiente comentar algunos de los discos que he estado escuchando durante este verano. Ahí van:

6. Triángulo de amor bizarro | El hombre del siglo V

El hombre  del siglo V es mejor persona que el de la actualidad

El hombre del siglo V es mejor persona que el de la actualidad

La Fnac fue responsable. Me dieron un vale de cinco euros y rebajaron el precio de El hombre del siglo V a 5,95. Lógicamente, me lo llevé a casa, y , aunque el sonido está menos pulido que en su otro álbum, Triángulo de amor bizarro, yo lo prefiero. Hay más ruido y las distorsiones que se multiplican por todo el disco encajan mejor con su mensaje irreverente. Triángulo no son sólo una de las bandas en castellano más sugerentes y prometedoras; además, son de lejos los que más talento aúnan para acuñar consignas coreables. Proclamas como “El mejor sitio para descansar es la universidad”, “Llevar navaja siempre es conveniente” o “Lo malo del Gobierno es que gobierna” remiten a los mejores momentos del Carlos Berlanga más irónico y disfrutable. Aquí hay madera.

7. Metric | Fantasies

Rompepistas de clase media-baja

Rompepistas de clase media

Fantasies me gusta. Aunque ya quedó claro en este su blog que a muchos de ustedes no les dice nada de nada, a mí me sigue pareciendo un disco que, convenientemente promocionado, podría convertir varias de sus canciones en rompepistas de clase media. No hablo de jugar en la misma división que Beyoncé o Kylie, no. Me refiero a que podrían hacerse un hueco entre los clásicos de madrugada en una sala más o menos indie. En una sesión que incluyera a los Yeah Yeah Yeahs, a Gossip o a los Raveonettes me parece que no chirriaría en absoluto. Supongo que eso no es decir mucho, pero también creo que alguno de ustedes entenderá a qué me refiero.

8. James | Hey Ma

Casi parece un recopliatorio

Casi parece un recopliatorio

Por James no pasa el tiempo. No tengo del todo claro si eso es una crítica o una alabanza, pero Hey Ma, que se publicó en 2008, podría haber visto la luz sin problemas a mitad de los noventa, justo después de los tres primeros (y mejores) discos de la banda de Manchester. Prácticamente cada uno de sus cortes tiene hechuras de single y es perfecto para dejarlo puesto y olvidarse de cambiar de disco. Desde aquí, mi agradecimiento a la lectora de Musikiki que tuvo a bien regalármelo.

9. Big Star | #1 Record y Radio City

Dos por el precio de uno (y, además, muy rebajado)

Dos por el precio de uno

Las dos primeras grabaciones del grupo de Alex Chilton se venden juntas en formato cedé y así es como las estuve escuchando en agosto. Además de esa joya que es September Gurls, #1 Record y Radio City incluyen otras 23 canciones en las que brilla la frescura que hizo de Big Star una de las bandas más influyentes en Estados Unidos desde los primeros setenta. Vistas desde la distancia parecen pop-rock norteamericano de lo más canónico, pero, créanme, en estos dos discos hay mucho más de lo que revelan las primeras escuchas.

10. Eels | Meet The Eels: Essential Eels, Volume 1: 1996-2006

El primer episodio de las anguilas

El primer episodio de las anguilas

Lo suyo sería haberse pasado el verano escuchando el muy meritorio Hombre Lobo, pero a mí me dio por el recopilatorio que el Señor E publicó el año pasado. Las 24 canciones que incluye Meet The Eels conforman el mejor testimonio de una evolución coherente. El intimismo dolido de Novocaine For The Soul tiene poco que ver con las canciones optimistas de Daisies Of The Galaxy o con el desgarro roquero de Souljacker, pero todos los temas revelan la personalidad de un creador inquieto, con talento y que aún tiene mucha cosas que decir.

Firmado: Ander de Brich