Primavera jurásica

Parece mentira, pero el Primavera Sound de 2010 congregó más dinosaurios de la cosa rock y del asunto pop que Pachanga en Arganda™. Sin esforzarme mucho, me salen:

- Neil Young, de la mano de Pixies:

- Elvis Presley, de la mano de Pet Shop Boys:

- Scott Walker, de la mano de Marc Almond:

- Jacques Brel, de la mano de Scott Walker, de la mano de Marc Almond:

(Está mucho mejor aquí, pero Youtube no deja insertarlo)

- Y Bruce Springsteen de la mano de Bigott:

(De nuevo está mucho mejor aquí -hasta sale Monica Geller-,  pero Youtube no deja insertarlo)

Firmado: Ander de Brich

Estado de la cuenta atrás: …cero.
Modo Musikiki: Apagado
Modo Mundial: Encendido

Epifanía

Podría hablar largo y tendido del magnífico concierto de Grizzly Bear; de cómo me jode que el papel de Kim Deal en los Pixies haya pasado de la humillación en 2004 al ninguneo en 2010; de la indeseable manicstreetpreacherización de algunos grupos de clase media; de la estatua, la mermelada y de la estatua de mermelada; de lo raros que fueron los últimos veinte minutos de la actuación de Spoon; de lo bien que salió el concierto de Beach House pese a que priori son un grupo poco (o nada) festivalero; del incidente de L con una Dum Dum Girl; o de la resultona resurrección de Pavement y sus uhuhús.

Sería desviar la atención.

Lo más grande que pasó en Barcelona este fin de semana ocurrió el viernes a las siete de la tarde en el Auditori:

En sonido del vídeo no hace justicia, pero tampoco importa tanto. Me parece imposible que quien no estuvo allí pueda hacerse una idea de la belleza, de la intensidad o de la inmensidad del momento.

Firmado: Ander de Brich
Estado de la cuenta atrás: … uno

Diez cosas que hacer esta semana en Barcelona (II)

6. Defender que ni Panda Bear ni Animal Collective son para tanto.

7. Asegurarse de que The Drums no son sólo un hype de temporada (tienen toda la pinta).

8. Ver algún que otro mito que se te escapó en su día.

9. Disfrutar por primera vez en concierto de un grupo al que llevas años siguiendo.

10. Asistir al directo que pensaste que nunca verías.

Firmado: Ander de Brich
Estado de la cuenta atrás: … dos

Diez cosas que hacer esta semana en Barcelona (I)

1. Cruzar los dedos para que Klaus & Kinski suenen en directo mejor de lo que esperamos.

2. Ponerse melancólico con The Charlatans tocando su mejor disco (que seguramente no fue para tanto)

3. Comprobar si Bigott luce tan bien en directo como en los vídeos de La Costa Brava.

4. Preguntarse si The XX estarán a la altura en su siguiente disco:

5. Acercarse a ver qué tal suena el alter ego troglodita de Yo la Tengo

Firmado: Ander de Brich
Estado de la cuenta atrás: … tres

Broken Bells: mitad león, mitad tigre (un ligre)

Broken Bells es un proyecto en el que participan James Mercer, líder y cantante de The Shins, y Danger Mouse, uno de los productores más respetados del momento y la mitad de Gnarls Barkley. El disco que han publicado a medias no decepciona por su contenido (pueden comprobarlo en Spotify); las canciones, en general, están bien y hay algún corte, como éste, especialmente brillante:

Ahora bien, más que a algo nuevo, la mayoría de las canciones suenan a algo ya conocido. Perfectamente podrían estar firmadas por The Shins o, en todo caso, por James Mercer en solitario. Parece como si Danger Mouse se hubiera limitado a ejercer de productor y no hubiera participado en la gestación de los temas, como si la suma de las partes estuviese muy descompensada. A veces, como en The High Road, hay atisbos de cómo podría haber llegado a ser la contribución de Danger Mouse si no hubiera sido tan superficial como tocar algún que otro botón y añadir apaños y ruiditos aquí y allá.

El resultado no está nada mal, ojo, pero deja la sensación de ocasión perdida, de que, si el papel de Danger Mouse en la parte creativa hubiese sido más activo, el resultado podía haber sido más sorprendente y vistoso. Al final me quedo con la sensación de que nos han dado gato por ligre.

.Mitad Gnarls Barkley, mitad The Shins: Broken Bells

Mitad Gnarls Barkley, mitad The Shins: Broken Bells

Firmado: Ander de Brich

Estado de la cuenta atrás: … cuatro

Ñoños, babosos, llorones y entrañables

Yo ni siquiera quería su disco. Le había pedido a mi prima que me grabara el Persecución de Pistones, pero en las cintas de sesenta minutos de TDK siempre sobraban más de veinte. Así que allí, en los minutos de la basura de la cara B me encontré sus únicas seis canciones:

Me encantaron. Tengan en cuenta que entonces ni siquiera me había empezado a plantear que el acné pudiera llegar a ser un problema. Tal vez un chaval algo melodramático de EGB era su público ideal, no lo sé. Canciones como El perdedor o Tenemos que hablar otra vez cotizaban alto para entrar en un top imaginario de llorones que se quieren cortar las venas.

El caso es que nunca supe de nadie que los conociera o que los destacase. Es más, siempre que se habla los primeros años de la movida, entre los babosos se enumera a Los Secretos, a Nacha Pop y a Mamá, y nadie se acuerda de Los Modelos.

Ahora se edita un disco con todas sus grabaciones (oficiales, maquetas y actuaciones) y me he puesto entrañable.

Firmado: Ander de Brich

Nota oficial: Por razones que no vienen al caso, en unos días, acompañaré a Tassotti y Carter en su ciberexcedencia oficiosa. Pero antes de entrar en barbecho -durará por lo menos hasta que termine el Mundial-, espero que me dé tiempo a dejarles unas entradas de despedida. Comienza la cuenta atrás: Cinco

Año santo

El año no puede pintar mejor. Van sólo cuatro meses de 2010 y entre las novedades cantadas en castellano ya hay tres discos cuyo único defecto es que se acaban. A saber:

1. El Tierra, trágalos, de Klaus & Kinski

2. Una ópera egipcia, de Los Planetas

3. Física del equipaje, de Pauline en la Playa

Y la semana que viene se publica otro que amenaza con dejarlos pequeños:

Firmado: Ander de Brich